14 Ene 2019

ENTREVISTA CON CARLOS BERISTAIN

Durante su estancia en Quito, tuvimos la oportunidad de conversar con el Dr. Carlos Beristain, quien es el único miembro no nacional de la Comisión de la Verdad de Colombia. De nacionalidad española, ha trabajado más de 30 años en América Latina, con víctimas de violaciones a los Derechos Humanos, en países con conflictos armados, dictaduras, entre otros. También formó parte de la Comisión de la Verdad en Ecuador.

¿QUÉ BUSCA LA COMISIÓN DE LA VERDAD EN COLOMBIA?

Esta Comisión se creó como parte del proceso de paz, para trabajar con las víctimas, como una forma de burlar la centralidad del tratamiento de las víctimas. Se creó por la necesidad de esclarecimiento de lo que ha pasado en el país, de lo que ha causado la violencia a escala masiva contra la sociedad civil, a las víctima del conflicto armado en Colombia; y, para que se determine qué es lo que tiene que cambiar en ese país para que esto no siga sucediendo.

La Comisión es parte de un sistema más amplio, donde está la Jurisdicción Especial para la Paz que es un tribunal especial dentro de los acuerdos de paz, que busca dar una pena restaurativa a los responsables que reconozcan su responsabilidad y contribuyan a esclarecer la verdad.

La Comisión no es un mecanismo judicial, de hecho, es un mandato extrajudicial, de carácter estatal, independiente del gobierno, autónoma de las autoridades para poder hacer un trabajo en el que se puedan investigar las responsabilidades colectivas, las responsabilidades individuales de los diferentes actores armados, tanto guerrilla, como paramilitares, como el Estado, que sean responsables de violaciones a los derechos humanos y hayan contravenido el derecho humanitario.

¿QUÉ HA LOGRADO HASTA EL MOMENTO LA COMISIÓN DE LA VERDAD?

Acabamos de terminar los primeros seis meses de preparación tras tres años de trabajo. Hemos trabajado en el proceso de creación de la institucionalidad, la creación de equipos de trabajo, la selección de gente, lo que constituye una primera fase. También hemos organizado el trabajo por macro-regiones que tienen que ver con la lógica del conflicto, es decir, ir más allá de la lógica geográfica para pasar a la lógica territorial del conflicto en Colombia: la región caribe, la suroccidental, el Magdalena medio, el Pacífico y, una región muy especial: la de la Colombia que está fuera de Colombia.

  ¿A QUÉ SE REFIERE CUANDO HABLA DE UNA “COLOMBIA FUERA DE COLOMBIA”?

Es aquella que está fuera del territorio como resultado del conflicto armado, del exilio. Sobre la que, como parte de mi responsabilidad, es el foco de un levantamiento de documentación y de información para darles voz a las personas que tuvieron que salir del país.

Es así que uno de los fines de la Comisión, es documentar el exilio, que es un no-lugar en el mundo. La Colombia fuera e Colombia está conformada por personas que han sido desconocidas fuera de las fronteras, pero también dentro de su propio país; es ente que por años ha vivido una realidad que ha sido ignorada.

CON TODO LO SEÑALADO, ¿CÓMO PUEDE DESCRIBIRSE LA SITUACIÓN HUMANITARIA EN COLOMBIA EN ESTOS MOMENTOS?

Bueno, estamos en una situación complicada. En estos momentos estamos en un proceso de desmovilización por parte de las FARC, pero con unos frentes que no se han desmovilizado, hay disidencias; pero también hay ese espacio “dejado” por las FARC ocupado, muchas veces, no por un Estado que proteja a la sociedad civil, sino por los paramilitares, por el narcotráfico, por otras formas de violencia organizada contra la gente, lo que hace que en algunas regiones del país, las condiciones de sobrevivencia sean muy precarias, por ejemplo, en las regiones de Tumaco, del Putumayo, de Nariño, del Cauca, del Catatumbo, el temor de la gente es aún muy grande.

Es así que el primer trabajo de la Comisión  debe ser el cuidado de las personas en las diferentes regiones del país, identificando donde se puede trabajar más abiertamente, donde es mejor trabajar con redes de confianza, donde mejor es sacar a la gente para poder hacer un trabajo con mayor seguridad; recordemos que se trabaja con confidencialidad de las fuentes porque la gente sigue teniendo miedo en un país en un proceso de paz aún bloqueado por el ELN.

¿QUÉ OCURRIÓ DESPUÉS DE LA FIRMA DEL ACUERDO DE PAZ?

Pues hubo un mejoramiento de las condiciones en el clima social y de seguridad en algunas zonas del país; pero creció otro perfil de personas que ahora está siendo afectado, por ejemplo, creció el asesinato y la cantidad de líderes sociales que hoy están en el exilio. Esto es una enorme preocupación para la Comisión de la Verdad.

Lo que hemos visto en el caso colombiano es que durante mucho tiempo ha habido momentos en los cuales se ha reciclado el conflicto armado, es decir, cuando parecía que se estaba acabando, otra vez se ha reactivado. Esperamos que pese a la gravedad de lo que está pasando, podamos hacer un trabajo consistente que sea un aporte a la no repetición, pero claro, hay que tomar en cuenta las condiciones de seguridad.

¿CÓMO VE LA SITAUCUÓN DE LOS REFUGIADOS COLOMBIANOS EN ECUADOR?

La situación de las personas en exilio siempre es dura. En Colombia mismo fue un tema del que no se habló en mucho tiempo; pero Ecuador a hecho un gran esfuerzo para dar un reconocimiento a un grupo importante de víctimas; es el país que más personas con estatus de refugiado tiene. Lo que vemos es que hay zonas del Ecuador donde el conflicto colombiano está muy presente, sobre todo en las zonas de frontera que recibe a gente que sigue huyendo. La intención de la Comisión es documentar estos casos para convertir la información en una herramienta que les permita defender sus derechos.

¿CUÁL ES EL PAPEL QUE LAS ORGANIZACIONES DE CONFIANZA COMO LA MISIÓN SCALABRINIANA, JUEGAN EN LA PROTECCIÓN DE LAS PERSONAS?

Juegan un papel fundamental en la ayuda humanitaria, en el apoyo a las víctimas, en la asistencia jurídica, en el acompañamiento psicosocial, en el desarrollo de emprendimientos productivos de estas personas para su inserción económica.

Para la Comisión son fundamentales porque son organizaciones que conocen el problema, que tienen la confianza de las víctimas y que comparten el objetivo de la paz en Colombia, y la importancia de la verdad para la visibilización de la problemática.

¿CÓMO FORTALECEMOS A LAS ORGANIZACIONES PARA QUE SIGAN ADELANTE CON SU TRABAJO?

Pues debe haber un esfuerzo de Colombia pero también un esfuerzo a nivel internacional. Se invierten miles de millones de dólares en la guerra y se invierte nada o muy poco en la paz y en las víctimas.

Para estos procesos, uno tiene que estar buscando muchísimos recursos de aquí y de allá, sobre todo para el apoyo directo a las víctimas y, es peor aún, para las víctimas que están en el exterior porque muchas veces la cooperación piensa que el conflicto colombiano está dentro de las fronteras y no comprenden a esa Colombia que está fuera de Colombia.

Deja un comentario