20 Feb 2017

COMUNICADO DE PRENSA DE LA MISIÓN INTERNACIONAL DE VERIFICACIÓN POR EL RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS DE MIGRANTES Y REFUGIADOS

La Misión Internacional de Verificación (MIV) es una iniciativa nacida en 2015, conformada desde la sociedad civil e Iglesia por personas de Guatemala, Honduras, México, Brasil y Estados Unidos; defensoras de los derechos humanos de la población migrante y refugiada. En su visita a Guatemala entre el 9 y el 11 de febrero va a mantener una agenda de reuniones con el Ministro de Relaciones Exteriores, con organizaciones de sociedad civil, iglesias así como con representantes diplomáticos y organismos internacionales del Sistema de Naciones Unidas. La MIV pretende abrir espacios de diálogo y sensibilizar a todos estos actores del complicado escenario que se está configurando y la necesidad de reaccionar ante el alarmante deterioro de los derechos humanos que están viviendo en la región las personas migrantes y refugiadas.

La MIV quiere expresar su gran preocupación por las medidas que está tomando el nuevo presidente de EEUU en materia migratoria, las cuales van a tener unos impactos muy negativos para las y los migrantes centroamericanos, mexicanos y de otras regiones. La actual política migratoria anunciada desde EEUU tiene como uno de sus objetivos incrementar las deportaciones masivas. En anteriores gobiernos las deportaciones desde EEUU alcanzaron números altísimos, pero con Obama batieron el record -llegando a 2.8 millones, pero a partir de ahora se va a intensificar y agudizar esta política, lo cual va a violentar aún más los derechos humanos de migrantes y refugiados.

El pasado año fueron deportadas a Guatemala 91,607 personas, 35,465 vía aérea desde EEUU, y 56,142, vía terrestre desde México. Ante la amenaza de aumentar estas cifras, consideramos que los países de Centroamérica a día de hoy no están preparados para recibir las deportaciones masivas que están siendo anunciadas. No hay programas sociales que garanticen la protección y la reinserción integral de las y los deportados.

Actualmente, el Triángulo Norte de Centroamérica es una de las regiones más violentas del mundo, especialmente El Salvador y Honduras. Por ello vemos con enorme preocupación que los procesos de deportación expedita que sufren las personas migrantes y refugiadas no respetan el debido proceso y ello vulnera el acceso a la protección internacional, obligando a las personas a volver a los lugares de los que huyen por la situación de violencia.

Como MIV, también vemos alarmante que se esté redoblando el abordaje de seguridad nacional y el incremento de la militarización de fronteras como enfoque principal de las políticas migratorias a nivel regional. Dichas políticas, promovidas desde EEUU, también están siendo implementadas por los gobiernos de los países Centroamericanos. Consideramos que proteger las fronteras para frenar el paso de terroristas y combatir a grupos del crimen organizado es un pretexto para contener también el flujo migratorio mixto que recorre el corredor centroamericano y mexicano hacia el norte. Esta política de seguridad nacional, no seguridad humana, y de control va a incrementar el número de detenciones de migrantes y refugiados y los va a exponer a un mayor riesgo, obligándoles a transitar por rutas aún más clandestinas en las que van a ser más presa fácil para el crimen organizado y la delincuencia.

También queremos llamar la atención, porque al interno de EEUU se ha anunciado “tolerancia cero” para los migrantes irregulares y para aquellas personas que son defensores de migrantes y refugiados, lo que les va a generar una mayor desprotección, discriminación y racismo, así como una criminalización de la labor de defensa de los derechos humanos.

Como MIV, unimos nuestra voz a las de otras organizaciones, redes y movimientos sociales y eclesiales de Guatemala y el resto de la región para reclamar políticas de respeto a los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas.

Guatemala, 10 de febrero 2017

Deja un comentario